18.12.12

PRO intenta ablandar a gremio por subtes

por Patricia García
para Ambito Financiero

Familia Macri en el Parque Thays
Todavía le faltan votos al PRO para llegar al recinto y sancionar, en principio mañana, la ley que pidió Mauricio Macri para hacerse cargo de los subterráneos porteños.

Los dos puntos más complicados del proyecto son los que imponen que el servicio se considere esencial obligando a una prestación en días de paro y la tasa adicional al precio de la nafta como recurso para el mantenimiento del transporte.

Ayer el titular de la Legislatura porteña, Cristian Ritondo (PJ-PRO), recibió nuevamente a los sindicalistas de la agrupación conocida como «metrodelegados». El viernes pasado ya habían mantenido un encuentro similar. También estuvieron allí el macrista Enzo Pagani y el kirchnerista Juan Cabandié, además de otros representantes de los bloques legislativos.


Para Ritondo «está más cerca» la sanción de la norma, aunque no aclaró qué cambios habrá en el proyecto, ya que, está convocada para mañana una sesión extraordinaria que tendrá como único tema la ley de subtes. Se apura la Legislatura ante el temor de que, la semana próxima muchos diputados ya no se encuentren en la Ciudad de Buenos Aires.

Si se sanciona mañana la ley, el jueves comenzará otra sesión maratónica, para aprobar las iniciativas inmobiliarias que componen el megacanje de leyes PRO-K. Los sindicalistas de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subterráneo y Premetro (AGTSyP), Roberto Pianelli y Néstor Segovia, participaron ayer del encuentro con los legisladores porteños.

Ritondo sostuvo que se está «avanzando con la idea de tener un proyecto con el mayor consenso posible, sin que se modifique el espíritu de la norma enviada por el Poder Ejecutivo», aludiendo a que el proyecto contenga alguna cláusula que limite las posibilidades de paralizar completamente el transporte lo que ocasiona serias complicaciones.

El titular de la Legislatura dijo que de todos modos «seguiremos escuchando a los trabajadores y buscando simultáneamente un acuerdo con el resto de los bloques» y anticipó que hoy habrá un nuevo encuentro por la tarde en el Salón Eva Perón a las 17.

Pagani explicó que «estamos trabajando para acercarnos a un acuerdo» y, en cuanto al financiamiento, aclaró que «ningún sector político presentó una propuesta alternativa» para reemplazar la tasa adicional de $ 0,40 por litro en las naftas, que para el Gobierno porteño representa $ 350 millones anuales.

Pianelli aseguró que «hay posibilidades de encontrar puntos intermedios», en referencia a la polémica sobre la declaración de Servicio Público Esencial. El sindicalista consideró que esa propuesta «atenta contra los derechos a huelga que es un derecho humano». Los legisladores aseguraron que en cambio Pianelli se mostró a favor del aumento de combustibles.

De acuerdo con la impresión de los legisladores, el proyecto podría garantizar una prestación mínima del servicio durante jornadas de protesta sin que lo rechazaran los gremialistas, en reemplazo de la imposición de hacer funcionar los subtes en un 90% en horas pico los días de paro. Pero además los sindicatos quieren continuar con la jornada de seis horas y eliminar la posibilidad de ponerle un tope a la planta de personal en los subterráneos.

..