"El patrimonio cultural no se limita a monumentos y colecciones de objetos. Comprende también tradiciones o expresiones vivas". UNESCO
Buenos Aires Me Quiere, tu expresión viva de la Ciudad y su patrimonio.

20/12/21

A 20 años del estallido de 2001

Foto Archivo Ambito Financiero
Mario Mosca
 Frases que reflejaron la dramática historia argentina, con un estallido que tuvo eje en la Ciudad de Buenos Aires, con centro en la Plaza de Mayo pero repique por todos los barrios porteños.
El "que se vayan todos", fue quizá la marca que dejó para la política, como respuesta popular, la crisis desatada durante la presidencia de Fernando de la Rúa, hace 20 años, cuando ocurrió la caída de su gobierno. Se suman distintas sentencias de políticos y también consignas  que reflejan los avatares de aquellas jornadas históricas que se recuerdan. Pasaron dos décadas de la represión del 19 y 20 de diciembre

que terminó con un Gobierno que había llegado a la Casa Rosada con altísimas adhesiones y se derrumbó de la peor manera.La inolvidable huida de De la Rúa, quien se marchó de la Casa Rosada en helicóptero luego de cumplir dos años desde su asunción también fue acompañada de una serie de declaraciones desafortunadas días previos al estallido social,reprimido en el marco de un Estado de sitio, dejando un saldo de 39 muertos y cientos de heridos y detenidos en todo el país.

El 22 de diciembre de 2000, el expresidente grabó un mensaje navideño para informar que el Ejecutivo nacional había acordado un salvataje con el Fondo Monetario Internacional, en lo que fue un pronóstico totalmente alejado de lo que finalmente sucedería un año después.

"He anunciado un blindaje internacional que nos saca del riesgo y crea una plataforma extraordinaria para el crecimiento", dijo y concluyó su mensaje con una frase que queda para la historia: "El 2001 será un gran año para todos ¡Qué lindo es dar buenas noticias!".

"Aquí no hay crisis ni problemas", afirmó el  radical horas antes de la renuncia de su vicepresidente Carlos "Chacho" Álvarez, quien declinó a su cargo el 6 de octubre de 2000 luego de la denuncia de los presuntos sobornos en el Senado de la Nación.