"El patrimonio cultural no se limita a monumentos y colecciones de objetos. Comprende también tradiciones o expresiones vivas". UNESCO
Buenos Aires Me Quiere, tu expresión viva de la Ciudad y su patrimonio.

5/2/18

Decadencia. Historia de la sede de Uspallata VII

Pueblada en la calle Los Patos, 2007.
Fotos cortesía Graciela Porro,
 vecina del lugar y miembro del
Ateneo de Estudios Históricos
 de Parque de los Patricios.
Por Claudio Salvador *

Durante el último cuarto del siglo XX la Ciudad tuvo un proceso de desindustrialización que en la zona de Parque de los Patricios fue muy marcado.
Se intentó establecer empresas de logística pero los resultados fueron parciales.
En la manzana de la actual Sede de Gobierno se intentó construir un complejo de viviendas que no se concretó.
Lo mismo ocurrió en frente, en diagonal, donde estaba la curtiembre La Francia Argentina.
Ambas manzanas eran casi baldías en el inicio del siglo XXI.
La zona era desolada y no muy segura.
Se llevaron adelante varios proyectos sociales, que los vecinos interpretaron como que la zona se había trasformado en tacho de basura (social) de la ciudad.
El más importante fue la construcción del complejo de viviendas Monteagudo, en Monteagudo, Iguazú y Cortejarena. Para los vecinos era el “complejo piquetero”, y fue resistido. Tiene 326 departamentos; se construyó entre 2003 y 2007.
Se instalaron centros para drogadictos, para gente sin techo, etc.

El episodio de Villa El Cartón, ¿el “Asilo Policial” del siglo XXI?
La fábrica Máspero fue comprada con el objetivo de construir viviendas para socios de la Cooperativa para la Vivienda del Sindicato Luz y Fuerza.
Como adelantamos, el proyecto no avanzó; después de largos años la manzana estaba casi vacía, con aspecto de baldío. Era propiedad del Instituto para la Vivienda de la Ciudad.
En los primeros años de este siglo, sobre la calle Los Patos quedaba en pie una construcción industrial de hormigón de dos plantas, a lo largo de toda la cuadra, con una superficie total de más de 4.000 m² cubiertos. Era la última expansión de la bulonera Máspero.
Créase o no, la situación de instalación de indigentes en este predio, que ocurrió hace un siglo, (el Asilo Policial en la fábrica Seeber); estuvo a punto de repetirse en pleno siglo XXI en el mismo lugar.
Se trata del hecho ocurrido en febrero de 2007 que las crónicas periodísticas llamaron “el episodio de Villa El Cartón”. Pero esta vez la historia fue diferente debido a la dura oposición de los vecinos.
El problema se inició al producirse un incendio en un asentamiento conocido como “Villa El Cartón” del barrio de Villa Soldati. Los habitantes que perdieron sus casillas se encontraban viviendo en precarias tiendas levantadas en Parque Roca, a la espera de una solución. Un temporal arrasó las tiendas, y la caída de las estructuras que las sostenían hirió a varias personas, y provocó la muerte de una mujer.
Las autoridades trataron de dar respuesta a la situación y anunciaron que alojarían a las personas afectadas por este problema en una estructura industrial ubicada en Iguazú y Los Patos; es decir en la construcción mencionada, en la manzana motivo de nuestro estudio, que nuevamente sufría las oscilaciones entre ser una industria pionera, o una especie de “Gueto” para confinar indigentes.
Pero esta vez no se concretó: el 26 de febrero de 2007 los vecinos reaccionaron y se congregaron en el lugar en que empleados del Ministerio de Espacios Públicos de la ciudad realizaban ya tareas de limpieza previas a la llegada de los nuevos habitantes.
Dice la investigadora Ana Gretel Thomasz** en su trabajo: “Debajo de la alfombra de los barrios del sur. Derecho a la ciudad o nuevas formas de higienismo”
“… en actitud de protesta y rechazo, encendieron una fogata en el medio de la calzada. La movilización vecinal duró varias horas y concluyó por la noche con la llegada de los bomberos, la policía y los principales canales de televisión.
A pesar de que ante la oposición vecinal el gobierno suspendió la medida, al día siguiente los vecinos volvieron a reunirse en la puerta de la ex fábrica con el fin de impedir potenciales ingresos de personas a la edificación, de realizar una asamblea para “organizar la lucha” y de distribuir un volante con la siguiente inscripción:

‘Los vecinos de Parque Patricios no aceptamos casas tomadas.
No aceptamos asentamientos en terrenos cedidos por políticos.
No aceptamos villas de emergencia.
No aceptamos la decadencia y delincuencia en el barrio.
Vecinos armados y en alerta. Por la defensa de nuestro barrio. ¡¡Sumate a la lucha!!’
(Volante entregado en mano el 27 de febrero de 2007)

Así terminó el intento.

**Thomasz es antropóloga, y realizó distintas investigaciones en Parque de los Patricios Sur, en parte en su Tesis de Doctorado.

 * Autor de La nueva sede del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires

Te puede interesar Historia de Uspallata, parte VI


Patrimonio y campañas

..