23/1/18

Polémica por refacción de la Plaza de Mayo

 
   
El Gobierno porteño removió las baldosas
con los pañuelos pintados que representan
a la Madres de Plaza  de Mayo Añadir leyenda
El Gobierno porteño emprendió la refacción de la Plaza de Mayo, que pone en riesgo la protección del patrimonio que representa el predio, considerado Sitio Histórico.
La administración de Horacio Rodriguez Larreta, mientras tanto, entregó a las Madres de Plaza de Mayo las baldosas con los históricos pañuelos blancos pintados que estaban ubicadas alrededor de la Pirámide de Mayo donde se realizan las tradicionales rondas de los jueves, desde que se inició el reclamo en la última dictadura militar por la aparición con vida de los desaparecidos. Las baldosas fueron enmarcadas y serán parte de la muestra permanente del "Salón de los Pañuelos Blancos" del Espacio Memoria y Derechos Humanos en la ex ESMA.
"Ante la decisión unilateral del G.C.B.A. de alterar la histórica #PlazaDeMayo, la Asociación Madres de Plaza de Mayo exigió la entrega de las baldosas que contienen los pañuelos blancos pintados a mano por el Pueblo", tuiteó la cuenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo.
Para la agrupación que tiene como referente a Hebe de Bonafini, las baldosas retiradas son "patrimonio de los 30.000 y de todos aquellos que luchan".
La remoción de los baldosones se hizo con el acuerdo previo de las Madres, que se encargarán de reponer las imágenes de los pañuelos de manera artesanal.
Sin embargo la ley 1653 sancionada en 2005 por la Legislatura porteña declaró Sitio Histórico a ese espacio y en ese sentido la ONG "Basta de demoler" denunció públicamente que las obras de refacción se están desarrollando sin dar cumplimiento con la normativa vigente en la Ciudad de Buenos Aires, y advirtió que "no se puede tocar nada sin una ley de la Legislatura".
"No se trata de si nos gusta o no el proyecto, sino de que se cumpla con el Código de Planeamiento Urbano de la Ciudad", indicó la titular de la agrupación, María del Carmen Arias Usandivaras.
"Están sacando los cordones de granito y no pueden poner cualquier otra cosa, los deben volver a colocar. Pretendían instalar los mismos bancos que están en todas las plazas para darle homogeneidad, cuando justamente es lo que no tiene que tener. No es lo mismo la Plaza de Mayo que la del Congreso o la Plaza San Martín. Sí se consiguió que no pongan las luces abajo, como si fuera Disneylandia, y que mantengan la luminaria original. No es una cuestión de gusto sino de cumplir la ley", agregó.

..