28/12/17

Hitoria del predio de Uspallata V- Asilo policial


Por
Claudio Salvador*

El asilo policial comenzó a crearse en 1920
La fábrica Seeber ya estaba preparada para su loteo y venta cuando se produjo un hecho que cambió su destino por unos años. Sorprendentemente en un barrio que progresaba, esta ubicación privilegiada fue destinada a armar una especie de “Gueto” para alojar indigentes.
Sobre el origen del Asilo Policial, el 18 de abril de 1921 el Jefe de Policía, Elpidio González, decía:
“Con ocasión del crecido número de familias desalojadas de sus viviendas por mandatos judiciales y ante la situación de indigencia que les creaba a ellas el encarecimiento de los alquileres…”En una nota del 30 de noviembre del 1920 al Ministro del Interior, el Jefe de Policía decía:

“…Dentro de la misión fundamentalmente preventiva atribuida a la policía, como órgano del estado en contacto permanente con las necesidades y exigencias de la vida local, cabe la función de protección decidida y amplia, ejercitada por modo permanente sobre todos aquellos a quienes una eventualidad extraordinaria coloque en situación comprometida en un momento dado.

.. a las personas transitoriamente sin hogar, corresponde ejercitar esta función desde ya en un local espacioso como el arrendado a tal fin en la calle Monteagudo y Los Patos en el cual, con carácter provisorio, se aliviará la situación de aquellas.”

Romay, (1963) rescata informaciones de Memorias Policiales y otros Documentos
“Inmediatamente se comenzaron a recibir donaciones procedentes de distintos establecimientos, consistentes en colchones y frazadas”. (1921).
“Instalado como solución de emergencia, el Asilo no recibió ayuda alguna”
Algunas familias se retiraron al encontrar mejor ubicación y su lugar fue ocupado por otros elementos.
Esto y la precariedad del lugar hicieron el resto, sin que la Policía pudiera, por falta de recursos, mejorar la situación”.
En La Prensa del 11 de noviembre 1922 se puede leer:
“El asilo policial, Una vergüenza de la ciudad; no se ha realizado el desalojamiento.
En ese lugar viven en promiscuidad, en ambientes favorables para todos los vicios y enfermedades 1.500 personas de ambos sexos, de toda edad. La Prensa se ha ocupado varias veces de ese antro existente en la metrópoli: ha descripto lo que son esos cuchitriles formados con lonas viejas y materiales inútiles en caballerizas y galpones que fueron de una fábrica de jabón, junto al Parque de los Patricios, y se abandonaron por inservibles y deteriorados; señaló la falta de servicios sanitarios, la improvisación de retretes y la acumulación de aguas servidas y desperdicios, así como el funcionamiento de locales sin control oficial; ha mostrado con fotografías las características de la población y de los tugurios”.
En sentido contrario, una nota de la revista Atlántida mostraba el uso del agua y jabón, la presencia femenina, los chicos, y hablaba de los trabajadores con problemas.
Varios autores estiman que los habitantes del Asilo eran en realidad los “cirujas” del Pueblo de las Ranas, que había sido desmantelado.
En 1922, finalmente se ordenó el desalojo del Asilo Policial.
Afortunadamente este predio en una excepcional ubicación, recuperó su uso industrial.


Te puede interesar Historia de Uspallata, parte IV
*

..