2.10.15

Palacio Estrugamou - Parte 2 - Protección

Interiores del Palacio de Juncal y Esmeralda
La ley que dará  protección estructural al edificio histórico de la calle Juncal 747 esquina Esmeralda solo tiene que cumplir el paso de volver a debatirse en el recinto de la Legislatura porteña.
Se otorgará distinción para que sea preservado al conocido Palacio Estrugamou, un símbolo de la transición de la clase alta porteña que apuntaló su baja en ingresos alquilando edificios de lujo donde al compartir los gastos los costos fueron menores, sin necesidad de bajar su status.

Como sea la Legislatura recordó en los fundamentos de la iniciativa que el edificio que comenzó a construirse en 1924 fue encargado por Alejandro Estrugamou, hijo de vascos-franceses, proyectado por los arquitectos franceses August Huggie y Eduardo Sauze y "construido en el año 1924 con materiales importados de Francia bajo los lineamientos  del academicismo, aunque con criterios eclécticos influenciados por las tendencias del Segundo Imperio".

Portón palaciego
Fue proyectado como casa de rentas pero con el esquema funcional de los palacios renacentistas, respetando los criterios compositivos clásicos, con  tres plantas, realzado por pilastras ciclópeas y un cornisamiento perimetral, que define el límite superior con otros dos niveles más que rematan con una mansarda donde se imponen ventanas tipo buhardilla.
En el subsuelo cuenta con cocheras y depósitos y por encima están los cuatro cuerpos con las unidades de vivienda, mienrtas que se diseñó la parte superior para las dependencias del servicio de todos los departamentos.
Además de la ornamentación de la fachada, se destacan sus portones de hierro y en el espacio central del patio, una copia de la “Victoria Alada de Samotracia”, réplica de la existente en el “Louvre de París”.
También se colocó una gran estatua de mármol donada por el ex Presidente de la Nación Marcelo Torcuato de Alvear, quién vivió en ese edificio con su esposa Regina Pacini.
 Frontones curvos con pilastras y pórticos tetrástilos jerarquizan las entradas principales, junto con volúmenes de mansardas, que recubiertos por tejuelas de pizarras negras, sobresalen con mayor altura y que se encuentran flanqueados por los fustes prismáticos de las chimeneas.
Pisos de mármol y de roble de Eslavonia, herrajes de bronce y amplitud de ambientes son una de las características.
Se lo considera emblemático, como una de las características del crecimiento edilicio en altura producto de las construcciones de la clase adinerada porteña y a la vez como símbolo de una transición a un modo de vida distinto, como compartir de alguna manera la vivienda al imponerse los departamentos.

..