29.6.13

Monumento a Colón, la estatua del escándalo

Monumento a Cristóbal Colón
El moumento a Colón en los jardines de la
Casa Rosada
El monumento a Cristóbal Colón se ha convertido en algo preciado para muchos porteños que, aunque poco lo miraban por su incómoda ubicación, lo han tomado como presa de la batalla política entre el gobierno de Cristina de Kirchner y el de la Ciudad de Buenos Aires a cargo de Mauricio Macri.
En un sábado de distracción, mientras la presidente lanzaba a sus candidatos para la elección de octubre de 2013, el monumento fue removido con la excusa de repararlo y aún con la existencia de una medida cautelar promovida por la Ciudad de Buenos Aires para impedir su mudanza a Mar del Plata.
No hubo debate para saber qué piensan los porteños y los argentinos en su conjunto sobre el “colonizador” ni si es mejor rendir homenaje a Juan Azurduy como busca el gobierno kirchnerista.
Lo cierto es que, Colón también desplazó otro monumento para llegar al jardín de la Casa Rosada desde donde fue quitado el 29 de junio de 2013.
Para interesarse en esta historia hay que partir de 2006, cuando exjefe de gobierno porteño Jorge Telerman anunció el enrejado de la Plaza Colón, un espacio verde al frente de la Casa Rosada que mira hacia el río, que pocos lo utilizaban dado que por la curva de la avenida Paseo Colón y el tránsito complicado, se hacía difícil cruzar.  En ocasiones, sin embargo, era tierra de acampe de personas sin techo lo cual, motivó el enrejado.
Ambito Financiero publicó "Concreta Telerman idea de Menem", en septiembre de 2006,  anunciado la nueva obra de dotar a la Rosada de algo similar a los jardines de la Casa Blanca.
De esa manera la explaza se convirtió en los jardines de la sede del gobierno nacional.

El monumento

Fue donado por la comunidad italiana para el centenario de la Revolución de Mayo, cuando la ciudad recibió muchas ofrendas de ese estilo.
Se inauguró el 15 de julio de 1921, una vez que se removió un fuente monumental que había en el lugar
Mide 26 metros de alto, pesa 623 toneladas y está esculpido en mármol de carrara.
E n la cima se encuentra la estatua de Cristóbal Colón, que mide 6,25 metros y pesa 40 toneladas.. En la base, a los pies del conquistador se observa un grupo escultórico que, nos cuenta Lionel Contreras, evoca la partida del Puerto de Palos, Resaltando,entre otros, España con
lámpara votiva en la mano, siguen El genio, El océano, La fe y la justicia, La Historia y la teoría y La voluntad. También presenta un bajorrelieve donde Colón presta juramento de obediencia a los Reyes Católicos.
La obra es una creación del italiano Arnaldo Zocchi.

Historia del Parque Colón

Antes de emplazarse el monumento de la polémica, se puso la piedra fundamental, en 1910, pero anteriormente allí había una Fuente Monumental, comprada por la Argentina a Francia una vez que se eligió del catálogo de la casa Val D'Osne. Varias piezas que adornan Buenos Aires fueron compradas por ese catálogo y también algunas partes de aquella fuente se distribuyeron en la ciudad.
La plaza, en sí, se había inaugurado en 1904. Nos cuenta el arqueólogo Daniel Schavelzon en el  libro “Haciendo un mundo moderno: la arquitectura de Eduard Taylor (1801-1868)”, que: La llamada Aduana Nueva, o en los últimos años conocida como Aduana de Taylor, fue el primer edificio público de gran volumen construido en Buenos Aires por el nuevo régimen urquicista y también el primer relleno importante realizado sobre terrenos ganados al Río de La Plata.
El arquélogo de Buenos Aires recuerda también que “después de treinta y siete años de uso el edificio de la Aduana fue demolido, salvo su planta baja y parte del primer piso que quedaron sepultados debajo del relleno que dio origen a las obras de Puerto Madero y lo que hoy es, manteniendo la forma curva, la plaza con el monumento a Colón”.
Después, el autor dice que “ la propuesta de hacer directamente un nuevo puerto, luego sería llamado Puerto Madero. Esto llevó a la demolición de la Aduana en 1894. En ese año se rellenó el terreno a su alrededor quedando despejado el sector posterior de la Casa de Gobierno incluyendo la línea ferroviaria. Se trazó una avenida que pasaba por encima del rellenado Patio de Maniobras y en ese mismo año se decidió la creación del Parque Colón, inaugurado en 1904, que quedaba así delimitado por el semicírculo que en otro tiempo dibujaba al contorno cerrado del edificio de la Aduana”.
Es decir, se decidió  la parquización del predio que había ocupado la aduana, y se contrató al jardinero de Buenos Aires, al paisajista francés Charles Thays, que termina inaugurando la nueva plaza, el Parque Colón, el 9 de octubre de 1904.
La polémica
Con la Casa Rosada provista de jardines propios tras el enrejado del Parque Colón comenzaba la polémica. Los terrenos, pertenecen a la Ciudad de Buenos Aires y nunca fueron traspasados a la Nación. Cuestiones políticas llevaron a Telerman a impulsar esa desprolijidad que lo congraciaba con el gobierno nacional. Sin embargo, en noviembre de 2008, Telerman con el secretario de la presidencia Parrili, firman un convenio que ratifica la Legislatura mediante la ley 2862. Mediante ese documento el Gobierno nacional se hace cargo de la seguridad presidencial cuando se realicen actos en el Parque Colón que en esas ocasiones permanecería cerrado. La Ciudad de Buenos Aires se compromete a autorizar la construcción de 500 cocheras para los autos oficiales y el gobierno nacional a avisar con 48 horas de anticipación si va a realizar un acto con el predio cerrado. Dice también el convenio que cualquier conflicto de juridiscciones lo resolverá la Corte Suprema de Justicia de la Nación.
Un día de marzo de  2013, aparecieron las grúas en torno al monumento a Colón y allí se empezó a hablar de su traslado y la donación del gobierno de Bolivia a cargo de Evo Morales del dinero, U$S 1 millón,  para construir un monumento a Juana Azurduy.
Se interpuso un amparo, pero el gobierno nacional tomándose de estudios sobre el deterioro del monumento lo quitó del lugar, para repararlo.
En mayo de 2013, la Legislatura porteña sancionó una ley imponiendo que "para sacar o poner un monumento en el espacio público de la Ciudad es necesaria una ley de la Legislatura que lo apruebe" y  declara al monumento a Colón como "bien integrante del patrimonio histórico y cultural de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en los términos de la ley 1227 en la Categoría Monumentos".

El gobierno nacional sostiene que la potestad sobre el monumento le pertenece desde el momento de su donación y en función del convenio con Telerman para que administre el parque que quedó integrado a la Casa Rosada según el mismo documento. 

..