2.11.12

Megancaje de leyes PRO-K

Se cumplió el acuerdo y arrancó la votación, de noche hasta la madrugada



El macrismo defendió en el recinto el plan de viviendas del gobierno nacional. A cambio, el kirchnerismo dio los votos para que Mauricio Macri se endeude para obras del arroyo Vega, venda el edificio del Plata, cree un distrito de las Artes y permita la construcción de una playa de carga y descarga de camiones en 37 hectáreas del Parque Roca. 

por Patricia García
para Ambito Financiero


Legislatura porteña
Recinto de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires
noche del 1 de noviembre
Cristina de Kirchner envió ayer embajadores a la Legislatura porteña para que el bloque K no dude en darle luz verde a un proyecto del Gobierno y, a la vez, devolver la gentileza al PRO aprobándole iniciativas que estuvieron dormidas desde el año pasado. 
Ese pacto entre el Frente para la Victoria y el PRO llegaba anoche al recinto, en una jornada en la que el viceministro de Economía, Axel Kicillof, y el titular de la ANSES, Diego Bossio, fueron de visita a los despachos del kirchnerismo
para hablar de las bondades del plan de vivienda Pro.Cre.Ar y buscar destrabar el acuerdo.
El proyecto K, tal como anticipó este diario, necesita de una ley porteña que posibilite la construcción de viviendas en cinco barrios de la Ciudad de Buenos Aires: Pompeya, Parque Patricios, Palermo, Caballito y Liniers. 

Bossio y Kicillof ya se habían reunido, la semana pasada, con el titular del bloque Frente para la Victoria, Juan Cabandié, y el vicepresidente de la Legislatura, el macrista PRO Cristian Ritondo, para llegar a un entendimiento del préstamo de votos. Ayer llegaron después del mediodía y departieron más de dos horas con la bancada kirchnerista.

Allí se habló del plan de viviendas, y los legisladores sacaron a relucir las exigencias del PRO a cambio de dar los votos para el desarrollo inmobiliario en terrenos fiscales del exferrocarril. Entre ellas, está la venta del ex Mercado del Plata, el edificio ubicado casi frente al Obelisco porteño, donde funcionan dependencias del Gobierno de la Ciudad. Macri propone el remate para contar con fondos para la construcción del Centro Cívico -es decir, el traslado de la sede de la Jefatura de Gobierno y ministerios- en la zona de Barracas, pero esta semana la Justicia le puso freno a la obra, porque afectaría el hospital Borda, catalogado como patrimonio y yacimiento arqueológicos. 

El bloque de Aníbal Ibarra y la legisladora María José Lubertino se oponían a esa sanción, ya que defienden la preservación del neuropsiquiátrico, y está en duda la construcción del Centro Cívico, la mayor obra que buscaMacri en su gestión. 

Esa discusión ante la presencia de Kicillof y Bossio fue apenas una de las que demoraban hasta pasadas las 20 el inicio de la sesión. La cuestión se arreglaba quitando del proyecto de ley de venta del Edificio del Plata, el destino de los fondos, pero, rebelde, Lubertino terminó votando en contra de todos los proyectos del PRO, a pesar del acuerdo.


Paquete



Otra iniciativa del paquete acordado, de Federación de Empresarios del Transporte de Cargas (Fadeeac) para que se concesione por 30 años un predio de 37,5 hectáreas en el Parque Roca del sur porteño, para instalar un centro de carga y descarga de camiones, que calculan concentrará a unas 200 empresas transportistas. La objeción se subsanaba al bajarle al proyecto los años de concesión, de 30 a 20. Ese proyecto referido al transporte de cargas se completó con otro relacionado con el reordenamiento del tránsito. El PRO lograba de esta manera desempolvar leyes que el año pasado no habían tenido éxito, además de nuevas.

Macri apuró, dada la ocasión, el pedido al Gobierno nacional de los avales para que el jefe de Gobierno tome deuda por u$s 250 millones para hacer obras en el arroyo Vega, contra las inundaciones, tras la polémica que generó la última tormenta.

La discusión para el acuerdo no tuvo demasiados vericuetos: el paquete de leyes se dividió en tres y así el 15 y el 22 de noviembre próximos se completará. Hasta tendrá chances un convenio de hace años, continuamente rechazado, para un emprendimiento de lujo en la costanera porteña, en los terrenos de la ex Ciudad Deportiva de Boca Juniors y también el endeudamiento pedido por Macri para la compra de vagones de subte destinados a la línea H. 

El paquete de anoche se cerraba con la ley de creación de un Distrito de las Artes en los barrios de La Boca, parte de San Telmo y Barracas, donde las empresas afines contarán con exenciones fiscales. Esa también es una iniciativa que desde el año pasado busca la luz del recinto, impulsada por el Ministerio de Desarrollo Económico del Gobierno porteño.

Después de estar casi todo el año paralizado, el recinto porteño se reavivaba anoche con el frenesí del calendario (quedan pocas sesiones para finalizar el ciclo) y el cumplimiento del megacanje. En total se trató de siete leyes, dos de las cuales se refirieron al cambio de zonificación de los lotes del plan de viviendas del Gobierno nacional, otras dos para los transportista, la de los beneficios del distrito de las Artes, la deuda para aliviar el Vega y el remate del Edificio del Plata.

«Acá está la orden de Macri y de Cristina», explicaban en los pasillos por la noche diputados del macrismo acerca de la votación.

Sin despacho



Además, todo se hizo sobre tablas, las que fueron rigurosamente habilitadas en la sesión que condujo Ritondo, y abrió con la votación casi a libro cerrado de más de 60 despachos variados, de ésos que no admiten discursos.

La oposición al kirchnerismo y al PRO, como el bloque UCR y el de Proyecto Sur, iniciaron la ronda de discursos, previa al debate de las leyes del paquete, apuntando contra el acuerdo y anticipando su votación contraria a todas las leyes.

Las bancadas opositoras, en un comunicado, explicaron que «los legisladores de los bloques de Proyecto Sur, Buenos Aires para Todos, Coalición Cívica - ARI y MST denunciamos el acuerdo entre el PRO y el interbloque K (Frente para la Victoria, Nuevo Encuentro y Frente Progresista y Popular)» para aprobar«sobre tablas, sin discusión ni información previa, una serie de proyectos que habilitan diversos negociados millonarios» y que «este accionar representa una falta total de respeto y de pudor que no tiene precedentes, y se asemeja a la peor época del viejo Concejo Deliberante. Además, pretender aprobarlos sin discusión y a las apuradas, negociando a espaldas, pone de manifiesto que estos proyectos no benefician a los habitantes de la Ciudad de Buenos Aires». 

La votación se iniciaba cerca de las diez de la noche cuando cerraba los discursos Cabandié, diciendo que«estas leyes son para dar una batalla real a la política habitacional en la Ciudad». Luego, el titular de la bancada PRO, Fernando de Andreis, expresaba: «Para nosotros es muy importante esta sesión».

El primer proyecto en sancionarse fue el de la venta del Edificio del Plata, que luego será alquilado por el Gobierno porteño a quien lo adquiera, hasta que se realice el nuevo Centro Cívico.

En otro sentido, en el combo de leyes que se votaron con la sola mención del número de despacho, se aprobó por ejemplo una ley que regula la habilitación y el funcionamiento de natatorios públicos y privados de la Ciudad de Buenos Aires que hubieran sido inaugurados antes de 2009 y otra para designar a Patricia Ana Larocca en el cargo de jueza de Primera Instancia en lo Penal, Contravencional y de Faltas de la Ciudad.

..