20.11.12

Ahora guerra de megaproyectos PRO-K

Puerto Madero II junto a Isla Demarchi. Polo Deportivo en el Sur.


por Patricia García
para Ambito Financiero



El desarrollo de un Puerto Madero II, aún más pretencioso que el último barrio porteño, construido durante la gestión del exintendente Carlos Grosso, arribó como proyecto de ley del kirchnerismo a la Legislatura porteña. La propuesta aún no ha sido minuciosamente analizada por el macrismo, pero forma parte del megacanje de leyes que acordaron el oficialismo porteño con el Frente para la Victoria. 



Se trata de un pedido de cambio de zonificación en las porciones de tierra aledañas a la península Demarchi, donde el Gobierno nacional instalará un polo industrial audiovisual. En ese corredor que limita con la Dársena Sur en la Costanera de la Ciudad de Buenos Aires, y con la isla Demarchi, hay una variedad de ideas que se volcaron en el proyecto de ley. No solamente están contemplados edificios gubernamentales, particulares y negocios, sino también la construcción de un estadio para 15 mil personas que el distrito no tiene. Todo en cercanías de la costa, desde la avenida Dellepiane.Los detalles técnicos son abundantes, quizá por eso en el macrismo aún no han analizado completamente la oferta del proyecto.

Sin embargo, por ahora el acuerdo K-PRO parece congelado, ya que el kirchnerismo resiste votar algunas normas. Una de ellas es el convenio que ya lleva casi tres años de debate en la Legislatura porteña para el barrio vip de la Costanera, en los terrenos de la ex Ciudad Deportiva de Boca Juniors. Siempre fue rechazado ese proyecto y ahora los K piden una modificación más, que cuando la lleven por escrito, el PRO estaría dispuesto a considerar. Otro punto de conflicto es el Plan Maestro para la Comuna 8, de autoría de los legisladores porteños Karina Spalla y Cristian Ritondo, que si bien no especifica concretamente la construcción de un estadio autoriza, con la modificación de normas, que el Gobierno porteño lo haga.

El PRO quiere los votos para esa iniciativa, de lo contrario rechazaría el complejo Demarchi. Así son los acuerdo en la Legislatura porteña.

La Comuna 8, en la parte suroeste de la Ciudad, comprende los barrios de Villa Lugano, Villa Soldati y Villa Riachuelo, tiene baja densidad de población y cerca de la mitad de su territorio lo ocupan complejos habitacionales o villas de emergencia. El proyecto apunta a una rezonificación total, la urbanización de las villas y, entre otras propuestas, la creación de un distrito del deporte. Las dudas de algunos diputados están sobre si se ganarán o se perderán espacios verdes, que faltan en la Capital Federal. La iniciativa del PRO incluye el fomento de las actividades relacionadas con el distrito del deporte, a través de incentivos de exención de impuestos y de ese modo contempla, por ejemplo, tanto la fabricación de embarcaciones como la construcción de estadios.

El proyecto del Gobierno nacional, en otro espacio de la Ciudad, considera que «la isla Demarchi constituye tan sólo una parte de una pieza urbana cuyo futuro debe ser pensado con una visión de conjunto». Así, propone la creación de un «gran parque público flanqueado por edificios destinados a la administración pública nacional y organismos públicos descentralizados, que se emplazarán sobre un eje cívico, de circulación preferente para el peatón». Prosigue describiendo que ese eje «tendrá como remate en uno de sus extremos una arena multipropósito destinada a alojar grandes eventos culturales y deportivos, y cuya capacidad se acercará a los quince mil espectadores».

Planifica además la instalación de locales grastronómicos, comercios minoristas en las plantas bajas, casi como en Puerto Madero, sobre calles peatonales. La idea sería que allí se alojaran oficinas del Gobierno nacional por las cuales actualmente se paga alquiler. Al mismo tiempo, en cumplimiento de las normas, la Ciudad recibiría el 65% de tierras para uso público. El proyecto pone un límite de altura de entre 24 y 27 metros, por lo cual no se contemplarían torres como las previstas para la ex Ciudad Deportiva.

Esta semana no habría posibilidad, por el momento, para votar esas leyes si se recompone el acuerdo, mientras se espera en cambio que Mauricio Macri envíe finalmente el proyecto de ley mediante el cual aceptará controlar los subterráneos porteños.

..