25.6.12

Garay en Plaza de Mayo, pequeña historia



Aquella manzana de Garay frente a la Plaza de Mayo

Pequeña historia de edificios, próceres, artistas, pungas y cultoras del viejo oficio

Por Marcelo Carlos Olivetti *

El reparto del fundador


La manzana que ocupa hoy el Banco de la Nación, limitada por las calles 25 de Mayo, Bartolomé Mitre, Reconquista y Rivadavia, tiene como todas las parcelas de la ciudad, su historia. Que parte de ese edificio, la esquina de Reconquista y Rivadavia fue anteriormente el primer Teatro Colón, no tiene ninguna gracia; eso lo saben casi todos.
Tampoco es muy original que tres tercios de la manzana pertenecieron a Juan de Garay y su hijo, además del alcalde Martel; surge de uno de los planos más difundidos del reparto de tierras y solares y lo repiten a diario todos los guías de turismo que traen visitantes a recorrer la Plaza de Mayo y sus alrededores. En cambio, la historia desconocida de los próceres y "pungas", caballeros y prostitutas, financistas y fulleros que habitaron y actuaron en esta manzana tan céntrica de Buenos Aires y las cosas interesantes que ocurrieron en ella, no ha sido aún escrita totalmente. Aclaramos que tampoco pretendemos hacerla nosotros; nos limitaremos simplemente a desbrozar la maleza para descubrir la pequeña crónica histórica que brindaremos al lector curioso.

Para comenzar por el principio; es cierto, Garay figura como dueño del primitivo solar, pero sólo de la mitad sobre la plaza. Se lo adjudicó en el reparto de 1580, mientras el resto lo dividió en dos grandes cuartos, el lote del oeste para el alcalde Gonzalo Martel y el otro, que culmina hoy en la esquina de 25 de Mayo y Bartolomé Mitre, para su hijo natural Juan de Garay "el Mozo", habido con una india paraguaya con la que el poderoso señor entretenía sus ocios. Es curioso que nadie quiera descender de este muchacho, porque hay muchos que se precian de ser descendientes de Garay, aunque los orígenes del fundador son bastante dudosos y andan por allí algunos genealogistas tratando de dilucidar en qué circunstancias fue engendrado y quien podría haber sido su padre. Pero esto personalmente no nos afecta: no tenemos ningún vínculo de sangre con Garay..

Lo cierto es que de su hija la legítima, casada con Hernandarias, desciende medio Buenos Aires tradicional y es lógico: el primer gobernador criollo es algo así como el "muchachito" de la película genealógica. Tampoco desciende nadie que se considere "bien nacido" del otro fundador, don Pedro de Mendoza, porque dicen las malas lenguas que tenía una enfermedad "non sancta". Mendoza no tuvo descendientes, pero de haberlos tenido seguramente no hubieran vacilado algunos en elogiar a su genearca por su gran "masculinidad". Pero hoy en los tiempos del Sida, todo esto no asombra ni asusta a nadie y lo de "bien nacido", bueh... ¡mejor no toquemos el tema!

Bien, lo cierto es que las tres cuartas partes de la manzana, como dijimos, pertenecían a los Garay, padre e hijo. Podría discurrirse bastante sobre el fundador de nuestra ciudad, pero ya se han ocupado con mayor autoridad otros investigadores. ¡Don Juan de Garay..! Lo que me llamó la atención es que algunos eruditos historiadores hayan cuestionado el uso del don que se le otorga habitualmente. Dicen que, en rigor de verdad, este título nobiliario no le correspondía. ¿No creen ustedes que con un hijo natural conocido y otros que deben haber quedado en la Asunción, el viejo "conquistador" tiene bien ganado su título de Don Juan...? Pero esto escapa a nuestra historia.

Lo concreto es que en años siguientes, el dio comenzó a fraccionarse; a Gonzalo Martel lo sucedió su yerno, Manuel de Frías, poderoso terrateniente y, en la primera mitad siglo XVII, habitaba una de las casas sobre Rivadavia un curioso personaje, Bernardo Sánchez, que se hacía llamar "el hermano pecador" y cuya fama había trascendido nuestras fronteras. Se dice que fue un aventurero y que en su juventud recorrió Chile y el Perú y un buen día recaló en Buenos Aires. Pocos sabían quién era y de dónde había venido, aunque denotaba un lado de gran señor. Recorría las calles en bito monacal, frecuentaba corrillos y familias y aunque tenía buena posición económica, pedía limosnas y rezaba por sus "muchos pecados".

Hace pocos años, alguien mencionó que el misterioso "hermano pecador" podría haber sido, en realidad, un lúcido y secreto informante de la corona que, por este medio, se enteraba de los negocios de los gobernadores y oficiales reales, del contrabando y otras menudencias que asolaban a la gran aldea. Queda para otra oportunidad, dilucidar bien su biografía, nuestro propósito es rescatarlo aquí como habitante de la manzana que nos ocupa.

La excomunión del gobernador Lariz


También sobre la actual Rivadavia, lin­dera con la casa de Bernardo Sánchez, ocurrió en 1646 un hecho de ribetes poli­ciales que conmovió al vecindario y años más tarde, motivó una severa condena en el juicio de residencia del gobernador. Habitaba allí un riquísimo cabildante, don Pedro Sánchez Garzón, quien, próxi­mo a morir y no teniendo herederos for­zosos, dejó sus bienes a la Iglesia para que los distribuyera entre los pobres. Pe­ro el obispo, que lo era a la sazón don Cristóbal de la Mancha y Velazco, decidió por su cuenta y riesgo, y lo peor, sin autorización del gobernador, como hubiera correspondido, fundar en esas casas el primer seminario de Buenos Aires. Todos los pobres y mendigos porteños protesta­ron, pero el prelado hizo oídos sordos y siguió adelante con su idea; amuebló la casa y la pobló de clérigos.

Era gobernador en ese entonces don Ja­cinto de Lariz, personaje extravagante y rudo, que tenía continuos roces con el obispo, prepotente y orgulloso también este último, como correspondía a su inves­tidura. El mandatario resolvió tomar car­tas en el asunto y un día se apareció con treinta soldados y "sacó a puntapiés a los frailes de la casa", según expresión de un cronista, mientras les gritaba improperios: "Salgan inmediatamente de aquí o los voy a sacar a bofetadas y puñaladas... aunque venga San Juan Bautista en hábito de clérigo, de igual forma los haré salir". Y remató la expulsión con esta frase: "Que venga ahora su obispo a defenderlos...", algo así como el "andá a cantarle a Gardel", de nuestros días.

Los soldados entraron luego y echaron todos los muebles, ropas, libros y objetos a la calle. No dicen las crónicas si pudieron rapiñarse algo, como hubieran hecho nuestros contemporáneos, pero sí que el obispo, muy amoscado, reaccionó violentamente descargándole una excomunión mayor a Lariz. Este último, para que los vecinos se olvidasen del asunto, emprendió un largo viaje a recorrer sus dominios. Estos hechos sucedieron en una casa sobre Rivadavia, entre 25 de Mayo y Reconquista, en la manzana del Banco de la Nación.

De paso señalaremos que este predio estaba muy poco edificado y existían algunos baldíos denominados por entonces "huecos", aunque en el sitio que hoy ocupa la ochava del edificio bancario, se erigía una gran casona de planta baja con tres patios, 25 habitaciones, un jardín y una huerta en el fondo.

El doctor Vicente Anastasio de Echavarría


La esquina de Bartolomé Mitre y 25 de Mayo, perteneció al canónigo Manuel Antonio de Castro y Careaga, cuya biografía ocupa unos 10 centímetros en los diccionarios biográficos. Nada de importante ocurrió allí; en 1860 era propiedad de un tal Pedro Lailla. Más histórica es la esquina de enfrente que perteneció también a otro cura, el presbítero José Antonio Picasarri, famoso músico y tío de Juan Pedro Esnaola, quien arregló la actual versión del Himno Nacional. Hacia 1870 esa esquina, que hoy ocupa una cafetería llamada Portovelho, era la acreditada Panadería de la Marina.

Siguiendo por Bartolomé Mitre, antes llamada Piedad, en dirección al oeste, luego de pasar el número 326, entrábamos en la propiedad del doctor Vicente Anastasio Echavarría, de gran actuación en los sucesos de Mayo, diputado al Congreso de Tucumán, funcionario durante diversos gobiernos y famoso jurisconsulto. Autor de un código de comercio fue un hábil comerciante él mismo, propietario de diversos establecimientos, pues en aquella época parece que era más fácil que ahora amasar grandes fortunas ¿o no...?

Echavarría mantuvo un escandaloso pleito con Francisco Antonio de Letamendi por la propiedad de una chacra en Flores. Tiene una larga reseña en los diccionarios históricos y sus biógrafos le dedican grandes elogios a excepción de Diego Luis Molinari que lo trata muy mal, llamándolo "inescrupuloso comerciante, con gran predicamento en los círculos oligárquicos de la capital".

Sus descendientes vendieron esta propiedad en 1896 al Banco Popular Argentino y en 1910 la compró el Banco Británico de la América del Sur. Pasó a poder del Banco de la Nación en 1926.

Pueyrredón y su hijo Prilidiano


Desde Bartolomé Mitre y Reconquista, siguiendo por esta última calle en dirección a la plaza, hasta topar con el antiguo Teatro Colón, esa gran extensión de terreno, era propiedad de Juan Martín de Pueyrredón, que la adquirió siendo Director Supremo en 1819 por 17.500 pesos de entonces. Más tarde, en 1844, vendió la fracción central de Reconquista a don Nicolás de Anchorena que luego la traspasó al Banco Germánico de la América del Sur.

La esquina de Bartolomé Mitre pasó en herencia a su hijo, el famoso arquitecto y pintor Prilidiano Pueyrredón, quien alternaba sus estadas en esta casa de altos y bajos con su quinta de San Isidro. Aquí, en esta esquina de Reconquista 49 (numeración antigua), instaló su atelier, que frecuentaban los más destacados personajes de la vida cultural de entonces en amables tertulias que se prolongaban hasta altas horas de la madrugada.

En esta casa pintó sus famosos desnudos de mujer donde aparece su amante con gran busto, "pechugona" como diríamos ahora, en diferentes poses. Estas pinturas escandalizaron a la sociedad pacata de entonces y le crearon una siniestra fama de depravado. Casi todas estas obras fueron destruidas años después y sólo se conservan de esta serie dos óleos: "La mujer en la bañera" y "La siesta". ¿A cuánto se cotizarían estos cuadros hoy, si tenemos en cuenta que "Apartando en el corral", del mismo autor, acaba de venderse en 551.000 dólares?

Prilidiano Pueyrredón ocupa un lugar destacado en la historia del arte argentino, era muy talentoso y como arquitecto construyó la hoy quinta presidencial de Olivos, entre otras obras. Sin embargo, no era un hombre de físico agraciado. Era alto pero gordo, calvo y con una diabetes que le obligaba a ir siempre con anteojos negros; su figura habrá seguramente alimentado las elucubraciones malignas de sus contemporáneos. Murió soltero repartiendo sus bienes entre sus parientes y una hija natural y dejando dinero en herencia a una misteriosa mujer.

Su atelier fue adquirido por el Banco Británico de la América del Sur, que lo demolió para edificar allí su casa matriz. Parece que entonces los negocios bancarios y financieros era más importantes que las obras de arte.

El primitivo Teatro Colón


La esquina de Reconquista y Rivadavia, donde estuvo instalado un cementerio, era por esta razón conocido como el "hueco de las Ánimas" y propiedad del Colegio Seminario de Buenos Aires a fines del siglo XVIII, cuando la adquiere el Consulado.


En 1805 toma posesión de ella el Cabildo para construir allí el "Coliseo Estable de Comedias", pero las edificaciones quedaron muchos años a medio terminar y en 1832 el edificio sufrió un devastador incendio. En 1851, sin embargo, algunos simpatizantes rosistas lo restauraron y techaron para hacer un gran baile en honor de Manuelita. Un año después, también se hizo allí un baile, esta vez en honor de Urquiza...

Este baldío en ruinas, propiedad municipal, movió a una sociedad de accionistas que integraba el Ing. Carlos Enrique Pellegrini, a solicitarlo en concesión para edificar allí un denominado "Teatro Colón". Era la época en que toda la sociedad porteña imitaba los gustos europeos y la ópera estaba de gran moda; además, era una ocasión para las damas de lucir nuevas pilchas, chusmear y relojear a los galanes de turno.

En realidad, la construcción del Colón fue una inversión faraónica; existiendo tantas obras públicas imprescindibles para Buenos Aires, construir este suntuoso edificio, cuya araña central medía 8 metros de diámetro y sostenía 450 picos de gas, con 2.500 espectadores sentados sobre butacas de caoba tapizadas en marroquí color café, era un despilfarro que no pudo sobrevivir largos años a los ingentes gastos de su mantenimiento. Se inauguró el 25 de abril de 1857 y cerró en 1888. Renovadas compañías líricas actuaron allí, especialmente artistas italianos y franceses de renombre y recordamos los simpáticos versos de Estanislao del Campo relatando la experiencia de aquel paisano que una noche se le ocurrió entrar, para presenciar la representación de "Fausto".

No haremos aquí su historia; en cualquier libro sobre el tema puede leerse con lujo de detalles. Sólo diremos que al vencerse la concesión, el edificio pasó a la Municipalidad que lo vendió al Banco Nacional. Daba lástima ver cómo se lo iba desmantelando para convertirlo en banco. Ya dijimos que los negocios financieros atrajeron siempre más a los porteños que las obras culturales. Creo que ahora es diferente... ¿o no?

El Banco Nacional naufragó con la crisis en 1890 y el flamante banco de Pellegrini compró el edificio "a tranquera cerrada", esto es, con todo su mobiliario, incluidos los empleados. El viejo Teatro Colón, modificado en 1912 cuando se le incluyó una "mansardá " típicamente francesa, fue demolido por el arquitecto Alejandro Bustillo para construir allí la última fracción del monumental edificio neoclásico que luce su silueta sobre la Plaza Mayor.

La antigua Bolsa de Comercio


Ocupando una extensión un poco más amplia que la de la actual ochava del Banco de la Nación, en la esquina de Rivadavia y 25 de Mayo, se encontraba el edificio de la Bolsa de Comercio, construido por el arquitecto italiano Juan Buschiazzo. Este local, se formó con la fusión de tres propiedades: la primera, lindera con el Teatro Colón perteneció a doña María Josefa del Pino, nieta del virrey y cuñada de los generales Necochea. De su esposo heredó una gran fortuna y como no tenía hijos, dedicó sus bienes a obras benéficas. Asistió abnegadamente a los enfermos en la luctuosa epidemia de fiebre amarilla de 1871 y, al año siguiente, legó el dinero necesario para erigir un asilo que lleva su nombre. A1 edificarse el Colón, la casa de la señora del Pino quedó varios metros adentro; la Municipalidad cedió luego lo que faltaba para alinearlo con la calle. Al fallecer doña Josefa en 1872, el solar fue comprado por la Bolsa de Comercio.

La misma sociedad adquirió luego la propiedad lindera por el este, en su origen un terreno baldío comprado en 1826 por el general Juan José Viamonte. En 1840 lo vende al inglés Juan Malcolm, quien realizó allí las primeras construcciones: una gran caballeriza donde se guardaban numerosos coches, victorias, volantas, caballos y mulas. Los herederos vendieron el predio a la Bolsa.

La tercera propiedad, que dio forma aproximada a la actual ochava del Banco de la Nación, perteneció al Dr. Esteban Agustín Gazcón, a cuyos sucesores la compró en 1839 don Ladislao Martínez. Este último es un personaje interesante: siendo un niño de 14 años actuó valientemente en las invasiones inglesas, mereciendo el apodo de "napoleón chico" y pese a su corta edad se lo designó teniente del Rey. El poeta Pantaleón Rivarola lo menciona en uno de sus versos dedicados a la Reconquista.

Con los años revistó en el ejército de San Martín como oficial de Granaderos. El general Paz lo recuerda como muy charlatán: "Hablaba mal de sus compañeros y de su jefe", dice. Más tarde se dedicó con especial habilidad a los negocios y obtuvo en donación del gobierno unas 50 leguas cuadradas en Laguna de los Padres. ¿Qué servicios habrá prestado don Ladislao al Gobierno?

Se sabe que tenía la pasión del juego y en sociedad con Braulio Costa y otros avezados personajes instaló un famoso garito en su casa, donde con dados cargados, fabricados en el Brasil, le hicieron perder una fortuna a Juan Facundo Quiroga. El general Tomás de Iriarte cuenta en sus "Memorias" que en una de esas partidas tramposas perdió los dos mil pesos que había ahorrado para casarse.

Ladislao Martínez dejó a su muerte una fortuna inmensa; una de sus propiedades, loteada por su hijo del mismo nombre, dio origen al pueblo de Martínez. El predio pasó luego a la familia Ortiz Basualdo, que lo vendió a la Bolsa de Comercio.

Este edificio de la Bolsa albergó durante años a una legión de inversores, oportunistas, delincuentes, estafadores y vivió días dramáticos con la crisis de 1890, oportunidad en que grandes familias que "jugaban a la Bolsa", quedaron realmente en la miseria, al revés de lo que ocurre ahora que después de las subas sólo pierden los "perejiles". Recordamos de paso que Julián Martel en su libro "La Bolsa", nos brinda un vívido retrato de estos días de la crisis en el predio que nos ocupa.

El prostíbulo de 25 de Mayo


Desde la actual ochava del Banco de la Nación hasta llegar a Bartolomé Mitre por 25 de Mayo, en la época colonial denominada Calle del Fuerte, existían varias casas de propiedad de la familia Ortiz Basualdo. En el centro de la manzana funcionaba una agencia marítima y la primera casa, de dos plantas, ubicada donde hoy está la entrada de vehículos de la entidad bancaria, era uno de los tantos prostíbulos que albergaba Buenos Aires. Las agencias marítimas y los hoteluchos linderos, hacían que la zona fuera frecuentada por marineros, principales usufructuarios de los servicios, pero las muchachas tenían buenos clientes en el Gran Hotel Argentino, donde José Hernández terminó de redactar su "Martín Fierro", ubicado donde hoy se halla el edificio de la SIDE y cuyas ventanas daban a la casa mencionada. Todas las mujeres "levantaban" clientes en el vecino Teatro Colón y en muchos casos trabajaban en combinación con punguistas, que robaban relojes y billeteras mientras ellas entretenían a los candidatos. Según referencias de la policía, los "pungas" que actuaban en Buenos Aires en la década de 1870 eran en su mayoría de origen uruguayo.

El prostíbulo de 25 de Mayo y Rivadavia, a metros de la Casa de Gobierno, motivó en varias oportunidades la intervención policial por sus escándalos. Los diarios de entonces, especialmente "La Tribuna", consiguieron su clausura temporaria en varias oportunidades denunciando (¡botones!) que las muchachas se asomaban a las ventanas en paños menores o semidesnudas y hacían señas a los paseantes. Este publicitado prostíbulo era, sin embargo, de inferior categoría al que funcionaba en Bartolomé Mitre 363 al 67, que era el más frecuentado de la zona bancaria y albergaba mayor cantidad de pupilas.

En fin, parecen mentira todas las cosas interesantes que pasaron en la manzana de los Garay sobre la Plaza de Mayo y ésta es sólo una de las tantas historias que alberga Buenos Aires obtenida con sólo estudiar un poco los títulos de propiedad y sumergirse en la biografía de sus habitantes. Paso revista a la colección de personajes grandes y pequeños que habitaron esta zona céntrica en aquella época y a los que la ocupan hoy y me pasa por la cabeza una duda existencial: ¿Existirá la reencarnación?

* Este artículo fue publicado en “Historias de la Ciudad – Una Revista de Buenos Aires”  (N° 1, Mayo de 2000), que autorizó su reproducción a la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires.







..