"El patrimonio cultural no se limita a monumentos y colecciones de objetos. Comprende también tradiciones o expresiones vivas". UNESCO
Buenos Aires Me Quiere, tu expresión viva de la Ciudad y su patrimonio.

18/1/18

Liniers, el barrio. Su comienzo.

Estación de Liniers. Foto: Gustavo Durante - Trabajo propio
El barrio porteño Liniers, está al oeste de la Ciudad de Buenos Aires, limita con la avenida General Paz y es un paso de gran confluencia de pasajeros y tránsito. Como tantos barrios porteños, nació alrededor del ferrocarril Sarmiento. Sus barrios porteños linderos son Mataderos, Villa Luro y Versalies.
Cuenta Vicente Cutolo en su "Historia de los Barrios de Buenos Aires", que Liniers era una chacra de 1000 hectáreas que arrancó en el siglo XVI. De las investigaciones surge que en el siglo XVIII el propietario era el escribano Juan de la Cámara, pero le embargaron sus bienes por delitos que cometió. Entonces la chacra salió a remate y la compró Domingo de Acasusso, un comerciante español, recordado
por una calle que lleva su nombre.
El 8 de octubre de 1862 la chacra se declaró de dominio privado
pero el escribano quebró y en 1876 fue repartida
a sus acreedores. De Vicente Cutolo, Historia de
los barrios de Buenos Aires
Luego la chacra fue pasando por diferentes propietarios hasta que le tocó en herencia a Juan Antonio de la Lastra y luego la heredó su hermano, ya que este hombre no tenía descendientes ni esposa. Más tarde la heredó su sobrino,  José Francisco de la Lastra, un sacerdote de la provincia de Santa Fe, pero a pesar de las penurias económicas que atravesaba, no la pudo vender porque no le dieron el título de propiedad. En la época de Rosas se le permitió probar con testigos que él era el propietario. Ya estaba viejo y enfermo y cedió una parte de la chacra a uno de sus arrendatarios, José de la Cruz y en 1843, el presbístero testó a favor de Antonina Herrera, la esposa de de la Cruz, quien lo había cuidado en sus dolencias.
El desarrollo empezó a partir de 1848, cuando Juan aAntonio López, testaferro del escribano Adolfo Conde, compra la chacra por $50 mil, según cuenta Cutolo, y comienza a dividirla en parcelas. Se hacen quintas y se alquilan para cria de ovejas y ganado vacuno, también para cultivo de alfalfa y durazneros, que los había y en cantidad en toda la Ciudad de Buenos Aires.


Patrimonio y campañas

..