26.2.13

Voto 16: el PRO complicado

por Patricia García
para Ambito Financiero

Dos razones, al menos, detienen al PRO en la búsqueda de un ardid para realizar las elecciones porteñas juntamente con las nacionales, en octubre próximo, para evitar incluir el voto de los menores de 18 años y mayores de 16 en las categoría local.

En la Ciudad de Buenos Aires no está permitido que los adolescentes elijan y de esa manera complica que se realice en el mismo cuarto oscuro la elección a senadores y diputados nacionales juntamente con legisladores porteños, tal como anticipó este diario. En la Capital Federal se renuevan tres senadores, doce diputados y treinta legisladores. El PRO cree que habrá una ola anti-K en la Capital, el distrito que le es más adverso y que ganará adhesiones en una elección conjunta y no en dos, como había analizado en un principio.

Una de las razones que observa el PRO es que, si bien el padrón porteño de los nuevos sufragantes no es abultado, alcanza a 115.000 jóvenes, y el voto es optativo, las encuestas no le aseguran hoy que la mayoría de esa porción lo beneficie y no quiere perder allí. El número, en un listado de cerca de 2 millones de habilitados no es significativo pero, calculando que podrían concurrir unos 50 mil jóvenes a las urnas en forma voluntaria o animados por agrupaciones, es casi la cantidad de votos que requiere obtener una banca porteña.
Otra cuestión es que, para unir las votaciones debería enviar a la Legislatura un proyecto de adhesión de la Ciudad de Buenos Aires a la ley nacional que permite el voto a los 16. Si bien Mauricio Macri no descarta esa posibilidad, intentará que sea la última alternativa ya que el PRO rechazó la norma en Diputados. Sería darle ahora la razón al kirchnerismo, que a su vez aportaría para la sanción de una ley que transitoriamente admitiera a los menores en el padrón.

Todo depende así de la Justicia electoral que en Capital Federal recae en el juzgado de María Servini de Cubría, en función de cómo serán requeridos los padrones.

Primero el macrismo espera conocer esa mecánica y luego definirá cómo sortea el escollo.

Si finalmente los padrones se confeccionan desdoblados, es decir el de los menores aparte del general, el camino es más fácil, porque se haría una mesa exclusiva para los menores de 18 años, tal como también se hace para los extranjeros que quieren votar. De esa manera se excluiría a los menores de la elección a legisladores porteños ya que, para el resto están habilitados.

Otra idea es la de dar un sobre de otro color, pero impondría a los titulares de las mesas electorales a atender a la edad de quienes se presentan. Como sea, aún el PRO no descarta enviar el proyecto para adherir a la norma nacional a pesar de las expresiones en el Congreso cuando se sancionó la ley nacional. En esa sesión, por caso, la diputada Laura Alonso explicó que «vamos a votar en contra del proyecto por coyuntural, por hipócrita, por engañoso».

..